RETENCIÓN DEL 6% DE IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

La reforma al artículo 1-A del la Ley del Impuesto al Valor Agregado, respecto su fracción IV entró en vigor el día 1°de enero de 2020, en la cual se adicionó como obligación para los contribuyentes contratantes de servicios de subcontratación laboral, la retención del 6% del Impuesto al Valor Agregado.

Este cambio legislativo correspondiente al Impuesto al Valor Agregado, ha generado dudas e incertidumbre entre los asesores fiscales y contribuyentes que para el desarrollo de sus actividades económicas utilizan la figura de subcontratación laboral, debido a que en esta nueva porción normativa no se especifica de fondo el concepto de subcontratación laboral, condiciones o excepciones a dicha regla.

Por ello, con fecha 31 de enero de 2020, el Servicio de Administración Tributaria público en su portal de internet la versión anticipada del Anexo 7 de la Primera Resolución de Modificación a la Resolución Miscelánea  Fiscal para 2020, que contempla el criterio normativo 46/IVA/N denominado “Retención del 6% al Impuesto al Valor Agregado a que se refiere la fracción IV del artículo 1-A de la Ley del IVA”, a través del cual la autoridad fiscal aclara que aun y cuando el proceso legislativo de la reforma en mención, se refiera a la subcontratación laboral correspondiente a la Ley Federal de Trabajo, la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, eliminó tal referencia, señalando que para efectos fiscales concepto de subcontratación fiscal, es el que se describe en el propio artículo de la manera siguiente:

“Sean personas morales o personas físicas con actividades empresariales, que reciban servicios a través de los cuales se pongan a disposición del contratante o de una parte relacionada de éste, personal que desempeñe sus funciones en las instalaciones del contratante o de una parte relacionada de éste, o incluso fuera de éstas, estén o no bajo la dirección, supervisión, coordinación o dependencia del contratante, independientemente de la denominación que se le dé a la obligación contractual. En este caso la retención se hará por el 6% del valor de la contraprestación efectivamente pagada.”

Asimismo, la autoridad hacendaria explica en el criterio normativo que dicho concepto se refiere a cuando una personal moral o física con actividad empresarial, en su calidad de contratante, reciba servicios en los que se ponga personal a su disposición, se entiende que habrá retención cuando las funciones de dicho personal sean aprovechadas de manera directa por el mismo contratante o por una parte relacionada de este y que por el contrario no habrá retención si los servicios prestados corresponden a un servicio en el que el personal del contratista desempeña funciones que son aprovechadas directamente por el propio contratista.

Esta precisión es importante al señalarnos que los servicios de subcontratación para efectos de la retención del 6% de Impuesto al Valor Agregado, difieren de la figura regulada en la Ley Federal del Trabajo, lo que nos conlleva a que para efectos fiscales existan tipos de servicios de subcontratación que podrán exceptuarse de la norma.

Para mayor entendimiento de los casos de excepción, el Servicio de Administración Tributaria emitió el mismo día 31 de enero de 2020, un comunicado denominado “PREGUNTAS FRECUENTES RESPECTO AL ARTÍCULO 1-A, FRACCIÓN IV DE LA LEY DEL IMPUESTO AL VALOR AGREGADO”, mediante el cual explica casos específicos de servicios que podrían o no, encuadrar en los dispuesto por el artículo 1-A, fracción IV de la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

En el texto en mención, se desprende como ejemplos de casos de excepción a la norma los servicios profesionales de los cuales a medida de ejemplo destacan los servicios por asesoría legal o contable, pues en los mismos las funciones que realiza el personal a disposición del contratante no son aprovechadas (remuneración económica) directamente por este, sino por el contratista que las requiere para la elaboración de su trabajo.

Sin embargo, la autoridad precisa en su texto que en caso de que un tipo de servicios de subcontratación exento es celebrado entre personas morales, no exime de la obligación de retener dos terceras partes del Impuesto al Valor Agregado que le traslade a un profesional conforme a lo dispuesto en el inciso a) de la fracción II del mismo artículo 1-A de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, en relación con el artículo 3°, fracción I, inciso a) de su Reglamento.

Lo anterior nos lleva a concluir que ante esta nueva disposición, es recomendable que los contribuyentes que contraten servicios de subcontratación laboral que puedan recaer en casos de excepción en las que las funciones sean aprovechadas de manera directa por el contratista, se puedan definir las funciones realizadas mediante el trámite de confirmación de criterios previsto en el artículo 34 del Código Fiscal de la Federación, que se presenta ante el Servicio de Administración Tributaria, el cual consiste en efectuar una consulta a la misma autoridad para que emita una confirmación de que los servicios recibidos no califican para la retención del IVA.

Este tipo de trámite tiene como beneficio principal generar certeza entre partes contratantes de la adecuada realización de sus operaciones por subcontratación laboral, y a su vez que funja como acto fundatorio de las mismas ante una auditoría fiscal por parte de la autoridad hacendaria en las que pudiera pretender desconocer dichas actividades como exceptuadas de la retención del 6% del Impuesto al Valor Agregado.

Por todo lo anterior, quedamos a sus órdenes en el supuesto de que requiera mayor información o asesoría legal respecto al presente comunicado.

Deja un comentario